Meditación Trascendental

¿Qué tiene que ver la meditación trascendental con el ser padres o madres? Mucho, pero no es es precisamente la meditación de Maharishi Mahesh con la que voy a arrancar.

transcendental meditation

Quiero mas bien invitar al lector a hacer una reflexión acerca de la idea que escuché por ahí de que uno se convierte en madre o padre por el deseo de trascender. ¿Qué hay de cierto en ello? La pregunta trascendental más bien es ¿por qué nos convertimos en padres? La procreación en sí puede darse de muchas maneras que van desde la inseminación artificial o el no tener protección sexual, hasta dar a luz sin querer nada que ver con el recién nacido. Resulta evidente que la procreación por sí sola no nos hace padres o madres y que no es estrictamente necesario procrear para ser madre o padre, o perder un hijo para dejar de serlo. Desde mi punto de vista, el deseo y la elección consciente de serlo es la que nos convierte en padres o madres. Como dijeran Bucay y Bucay (2016): “A nuestro entender, tu padre y tu madre no sólo son los que te han alimentado, protegido, cobijado y educado, sino también, y sobre todo, los que han tomado la decisión de hacerlo.”

Pero volvamos a la pregunta trascendental inicial, aunque ahora mas precisa ¿por qué escogemos ser padres? Podríamos escribir acerca de infinidad de teorías, pero la verdad es que sólo puedo hablar de mi caso, es decir mi razón para ser la mamá de mis hijas: por amor. Deseo de amar y ser amada de una manera en que sólo una madre puede. Sí, la biología nos llama, pero no a todos, ni tampoco es infalible. La cultura, la sociedad, la familia e incluso las necesidades económicas en algunos países también hacen su labor, pero … trasciende uno entonces al amar a sus hijos y ser amado por ellos (aunque pueda ser un amor bidireccional, es desigual tanto en magnitud como en sus cualidades)? ¿Trasciende uno al amar, cuidar, proteger, guiar, celebrar, amonestar, mantener económicamente y educar por elección propia, con o sin ayuda, lo mejor que se pueda a uno o varios seres humanos? Es posible, pero no pareciera ser el fin último.

¿Por qué resulta tan compleja la relación entre padres e hijos? ¿Por qué tanto psicoanálisis, Edipos, Elektras, intervenciones, juventud en crisis o riesgo, cuando la acción básica es amar?

No creo estar sola en mi razón para ser mamá, pero por qué entonces resulta tan endemoniadamente difícil y complejo – aunque no siempre, ni en todo momento? Más importante aún, ¿qué podemos hacer para catalizar cambios positivos relacionados con este reto?

Tengo algunas respuestas que van desde teorías evolutivas hasta simple y llanamente culturas de estrés y la mega violencia que vivimos día a día, y sé que habrá muchísimas más, pero lo que en realidad quisiera es invitarlos a hacer meditación, a no perder foco y a reflexionar sobre qué es lo que los hizo convertirse en padres/madres y por qué resulta tan complejo y a veces hasta doloroso para ambas partes. Los invito además a hacerlo tanto desde la perspectiva del déficit (que tan bien se nos da), como desde la perspectiva de lo que sí funciona en el vínculo amoroso entre padres e hijos. Es más, los invito a que comparen funcionando desde cada una de esas perspectivas – digamos, una semana para cada una- y me digan qué descubrieron. Quiero apostar a que la perspectiva de lo que sí funciona nos da más material para construir, y sí bien no necesariamente nos hace trascender, cuando menos nos aleja del estancamiento. Quiero además creer que esta manera de funcionar es contagiosa y que puede crear un efecto positivo en nuestro ambiente local. De este modo quizás podría crear un ‘efecto Maharishi’ medio rebuscado, pero es de ahí que la maternidad/paternidad pudiera tener mucho qué ver con la meditación trascendental desde mi punto de vista. Madres, Padres, compañeros en esta aventura, escojan su mantra porque hay que hacer acto de presencia.

 Por: Maritza Rivera Gaxiola
Copyright, Maritza Rivera Gaxiola, Ph.D., 2016. All rights reserved. Used with permission.

 

Reference

Bucay, J. y  Bucay, D., 2016.  “EL Difícil Vínculo entre Padres e Hijos”.  Editorial Océano de México, S.A. De C. V. 3a Impresión. ISBN 978-607-735-792-6

 

Comments are closed.
I found the PCI course to be well researched and put together. I learned so much through the course, the reading materials and the interactions that I had with PCI instructors. It has been an incredibly enriching experience completing this course.
Laura MarkowitzCape Town, South Africa

Contact Us

Email Newsletter

Events

(No Events Right Now)

© 2000 – 2017 Parent Coach International.  Terms of Use  |  Privacy Policy